El nuevo Dragon Ball. Raging Blast 2, sin razón de ser

blogerredas 6 enero 2011 0



Lamentablemente una vez mas la realidad ha superado a las ganas y las buenas intenciones. Es que por mas voluntad que se tenga no hay manera de lidiar con una universo tan finito, del que ya se han explotado la totalidad de los recursos desde hace rato ya. Esto es lo que ha vuelto a ocurrir una vez mas, con Spike que con el lanzamiento del nuevo Dragon Ball Raging Blast ha vuelto a demostrar que esta saga no tiene mas nada que ofrecer en cuanto a gtames de lucha.

Ampliamente superado por juegos mucho más sencillos pero eficaces, como King of Figthers, Mortal Combat, las últimas versiones de Dragon Ball han sido verdaderamente decepcionantes. Es que los desarrolladores no tienen para nada en claro hacia donde quieren ir, lo que sumado a que la saga lleva muerta casi veinte años, da como resultado juegos muy mediocres.

Es que mas allá de que la nueva entrega de Dragon Ball, posea algunas mejoras con respecto a la anterior, se encuentra lejísimos de ser lo que es Budokai Tenkaichi 3. Esto da cuenta que con dicho juego han alcanzado un techo, y todo lo que vino después fue en decadencia. El rumbo de Spike es incierto desde hace rato. Ya en ediciones anteriores se propusieron explotar al máximo la historia creada por Akira Toriyama, pero la han desgastado demasiado, y ahora han decidido implementar un manotazo de ahogado con esta nueva versión. Se trata de un cambio bastante desacertado que fue la eliminación definitiva del modo historia.

En lugar de esto aparece una extraña modalidad “galaxia” donde es posible elegir con demasiada libertad el número de jugadores que componen el juego, y de inmediato ponerse a luchar, sin mucha vuelta. Sin argumentos o historia de ningún tipo. De hecho los objetivos son tan antiguos que aburren de solo verlos: matar determinada cantidad de enemigos, en determinado tiempo, etc. Tal vez lo único rescateble sea que al ganar algunas peleas se vayan desbloqueando otros combates, y no necesariamente de ese mismo jugador, auqnue esto hace que se torne interminable el juego. Una galaxia eterna, y vacía de contenido, es lo que se encuentra en el nuevo Dragon Ball. Mejor jugar a otra cosa.